Compresión

Astar no se dedica al moldeo de piezas pero ofrece un soporte integral durante todas las fases del proyecto, incluida la asistencia al moldeo de nuestros materiales. Tanto si es un moldeador experimentado como si es la primera vez que va a moldear SMC/BMC, permítanos ayudarle. ¿Qué es lo que necesita para comenzar a moldear nuestros materiales SMC/BMC?

EQUIPAMIENTO BÁSICO

Se recomienda habitualmente una fuerza de prensa de 1000 tn por metro cuadrado de material SMC/BMC moldeado, aunque los materiales de "Baja Presión" requieren un tonelaje menor. Es muy importante poder controlar la velocidad de cierre y el paralelismo de la prensa con el objetivo de alcanzar el mejor rendimiento durante el moldeo. Se recomienda disponer de sistemas de extracción de aire para controlar las emisiones de estireno.

Los moldes, generalmente de acero forjado, deben estar cromados o tratados superficialmente para reducir el desgaste. Además, deben diseñarse para poder ser calentados, bien eléctricamente, por aceite o vapor, hasta unas temperaturas de entre 130 – 160ºC. El buen diseño y construcción de un molde juega un papel fundamental en la obtención de una pieza moldeada de calidad. Se precisa conocimiento y experiencia con SMC/BMC a la hora de fabricar el molde que mejor se adapte a la producción de la pieza final. Para paneles de calidad superficial "Clase A", se recomiendan moldes cromados con asistencia de vacío. Para reducir las porosidades, se puede aplicar la técnica In Mould Coating (IMC). Esta técnica implica una reducción de la presión de moldeo necesaria durante el curado y la inyección de un recubrimiento sellante especial en la parte vista de la pieza.

Se necesita además una mesa de corte, básculas y diversos elementos específicos para trabajar en cada caso con bobinas, megaroles y/o cajas de SMC. En ocasiones también resulta interesante disponer de una unidad de rebabado y un rack para conformado durante el enfriamiento de las piezas. Otro tipo de operaciones sobre la pieza moldeada en SMC/BMC como perforaciones, fresado, etc. también se pueden automatizar.

Dependiendo del volumen de piezas a moldear, se puede realizar una automatización integral del proceso.

MOLDEO POR COMPRESIÓN DE SMC

1.- Corte del SMC: la operación de corte es realizada manualmente por un operario de prensa con una plantilla y un cúter, aunque este proceso se puede automatizar en algunas aplicaciones de altos volúmenes.

2.- Determinación del flan: para que el material llene el molde, cada pieza requiere un número determinado de recortes de SMC de tamaño y forma apropiados.

3.- Colocación del flan de SMC: los recortes de SMC son distribuidos apropiadamente en la superficie del molde caliente.

4.- Compresión: después de la colocación del flan, se cierra el molde y el SMC es comprimido durante un tiempo determinado. El tiempo de curado depende del espesor de la pieza, de la temperatura dentro del molde y de la formulación específica utilizada.

5.- Desmoldeo: después del curado, se abre el molde y la pieza es expulsada, normalmente con la ayuda de expulsores automatizados.

6.- Extracción, rebabado, operaciones secundarias y enfriamiento: se ha de tener cuidado durante la extracción de la pieza para evitar tensiones sobre la misma. Después de la extracción se elimina la rebaba de la pieza. Otro tipo de operaciones como perforaciones, fresado, etc. se pueden automatizar de manera integral. En ciertas geometrías especiales y con el objetivo de evitar deformaciones y/u ondulaciones, muchas piezas de SMC se conforman durante su enfriamiento.

MOLDEO POR COMPRESIÓN DE BMC

1.- Determinación del flan: para que el material llene el molde, cada pieza requiere una cantidad de BMC de un peso y forma apropiados.

2.- Colocación del flan de BMC: el BMC es distribuido en la superficie del molde caliente.

3.- Compresión: después de la colocación del flan, se cierra el molde y el BMC es comprimido durante un tiempo determinado. El tiempo de curado depende del espesor de la pieza, de la temperatura dentro del molde y de la formulación específica utilizada.

4.- Desmoldeo: después del curado, se abre el molde y la pieza es expulsada, normalmente con la ayuda de expulsores automatizados.

5.- Extracción, rebabado, operaciones secundarias y enfriamiento: se ha de tener cuidado durante la extracción de la pieza para evitar tensiones sobre la misma. Después de la extracción se elimina la rebaba de la pieza. Otro tipo de operaciones como perforaciones, fresado, etc. se pueden automatizar de manera integral. En ciertas geometrías especiales y con el objetivo de evitar deformaciones y/u ondulaciones, muchas piezas de BMC se conforman durante su enfriamiento.